Poemas a Rosa Luxemburgo

«Bertold Brecht»

día siguiente todo Berlín sabía que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía:

“ La Rosa roja ahora también ha desaparecido.
Dónde se encuentra es desconocido.
Porque ella a los pobres la verdad ha dicho.
Los ricos del mundo la han extinguido.”

Pocos meses después, el 31 de mayo, se encontró el cuerpo de una mujer junto a una esclusa del canal. Se podían reconocer los guantes de Rosa Luxemburgo, parte de su vestido, un pendiente de oro. Pero la cara era irreconocible, ya que el cuerpo hacía tiempo que estaba podrido. Fue identificada y se le enterró el 13 de junio. Bertold Brecht escribió su epitafio en su tumba:

Aquí yace enterrada
Rosa Luxemburgo,
una judía de Polonia,
luchadora de vanguardia de los obreros alemanes, asesinada por encargo
de los opresores alemanes.
¡Oprimidos, enterrad vuestra discordia!