Dolores Ibárruri, Pinceladas para el recuerdo

Dolores Ibárruri es un sı́mbolo vivo imborrable y permanente de la participación de la mujer en la lucha contra la explotación secular, como mujer y como representante de la clase trabajadora.

Es un sı́mbolo sincero de esta lucha y que conocemos a través de sus confesiones sobre lo que significaba ser hija y hermana y esposa de mineros.

Su propio pseudónimo PASIONARIA denota esfuerzo, sufrimiento, derrota. Un valor esencial de es esa condición de luchadora que se mantiene por encima de una profunda desconfianza que va adquiriendo acerca de los fines que persiguió en su vida.

Ejemplaridad para todo aquel que se enfrente a cualquier tipo de explotación. Su forma de ser era extremadamente tradicional y sólida, y a pesar de ello supo ajustarse a lo que ella misma llamó “lo nuevo”, y adaptarse a nivel personal y polı́tico a los grandes cambios que su partido tuvo que realizar al darse cuenta de que el enfrentamiento contra el franquismo, según las reglas del 1936, significaba el absoluto fracaso.

Entusiasmo. No hay una acción revolucionaria eficaz, si al mismo tiempo no existe una pasión por la misma, que ella supo personificar, incluso en las circunstancias más difı́ciles.

Lucidez. Es posible equivocarse en la acción polı́tica, soñar incluso con cambios radicales, pero es necesario pensar en lo que se hace, a tı́tulo personal o colectivo. Ejemplos: su proposición de la polı́tica de “Reconciliación nacional” en 1956

Independencia. Radical discrepancia en 1968 frente a la destrucción del “socialismo de rostro humano” en Checoslovaquia, y en la concepción de las relaciones internacionales. El PCE lo experimentó en sus propias carnes al mantener desde 1956 su propuesta de autonomı́a y defensa de la democracia en España.

Sentido crítico. Se puede vivir la citada pasión revolucionaria como la fe del carbonero, pero no actuar como revolucionario desde la fe del carbonero. Esa oscilación pendular es capital para entender el pensamiento y la obra de Dolores Ibárruri, entre un discurso tradicional, propio de aquellos años de rigidez y el reconocimiento de la catástrofe a que ello conduce.

Capacidad de superación. En el plano personal y por razones múltiples incluidas las familiares, desde finales de los años 40 y el principio de los 50, aislada por su enfermedad y exiliada en la URSS, se ve obligada a asumir la lógica de aquella época de guerra frı́a de lamanera más trágica. Es el precio de cierta sacralización del pensamiento polı́tico. Tras el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética y la condena por Nikita Jrushchov del culto a la personalidad de Stalin, confesará que “llevaba en el sagrario del alma”. Una enseñanza también a aprender.

pasionariaherri25

Responsabilidad y lealtad. Su vinculación con el Partido Comunista no era solo una adhesión polı́tica, sino una fidelidad incondicional, lo cual llevaba consigo la interiorización de los objetivos del mismo, por encima de las posiciones crı́ticas que pudiera albergar. Es lo que refleja su pensamiento de gran lucidez durante los acontecimientos del año 1968: no reniega del movimiento comunista, a pesar de su radical discrepancia frente a la situación polı́tica en Europa.

El amor a su país y su Gallarta natal. Su pasión por la historia nacional tuvo efectos tales como el Manifiesto del PCE que en el verano del 1936 declara la lucha de la República como lucha nacional de independencia contra los invasores fascistas.

Evolución, resistencia y supervivencia. La lección de que la izquierda debe perdurar, debe cambiar, pero nunca autodestruirse. Es lo que guiará su actuación como Presidenta del Congreso del PCE en el año 1983. La crisis puede ser inevitable en ocasiones, pero nunca ha de ser aceptada pasivamente. Lo que Gramsci formuló:

“El pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad”…

Lola Ruiz-Ibárruri Sergueyeva
Nieta de Pasionaria
Madrid, 07/07/2020

P.S.: Para mi madre Amaya Ruiz Ibárruri, fallecida
en 2018, y para mí, Dolores Ibárruri ha sido y será
una gran Matriarca Vasca: protectora, exigente,
generosa y entrañable en su faceta familiar y menos
conocida.

Docunental sobre Dolores